¡Opa mundo! ¿Todo bien?

Comparte!

Bienvenid@s a mi blog.

Mi nombre es Roberto Antonio Berrospe Machín y me llaman Robert.
Tengo 40 años al momento de escribir esto. Nací en Caracas, Venezuela, el 17 de Marzo de 1977. Soy de abuelos españoles y de padres oriundos de Florida, Uruguay. Allá por el 89 retornamos al Uruguay y nos establecimos en el departamento de Florida.

Les cuento un poco de mi. Siempre me gustó la tecnología, y quería ser astronauta, pero como muchos, nunca pasó. Desde temprana edad me daba curiosidad saber cómo funcionan las cosas. A partir de los 5 años esta curiosidad se incrementó, y así fue que comencé a “romper” mis juguetes, si, en pedazos; los que tenían luces, los que hacían sonidos, autitos (carritos) a control remoto, etcétera; igual los daba contra el piso, y todo para ver “qué tenían adentro”. Esto inevitablemente me traía problemas, no solo porque me quedaba sin juguetes, sino que además mis padres se enojaban y me compraban juguetes cada vez menos desarmables y a su vez, más aburridos (como soldaditos de plastico y eso). Gracias a que siempre hubieron programas educativos como los “supersónicos” obvio, con los cuales me enganchaba de manera casi hipnótica, y estos, no solo seguían alimentando mi gusto por la tecnología, robótica, y lo “futurístico”, si no que además comencé a observar que cuando reparaban algo, abrían las cosas usando “herramientas” claro, entre las cuales estaba el majestuoso “destornillador”; y cuando descubrí eso lo primero que hice fue pregunté a mi padre si tenía uno “para ver cómo era”, y me mostró uno, pero como tenía 5 años y algo (o porque vio mis intenciones), se negó a prestarmelo; pero; yo vi donde lo guardaba, y así fué que mi próximo experimento fue desarmar un autito que me habían regalado “los reyes magos”. Esperé la oportunidad de estar solo, y saqué el destornillador. Comencé a tratar de sacar los 4 tornillos de abajo que estaban visibles con la cabeza por fuera. Giré para un lado y no pasaba nada, giré para el otro y nada, pero uno de ellos si se movió,  ¡y empezó a salir!, así que probé con los otros de igual manera, y con un poco más de fuerza hasta que saqué los 4 tornillos, y ¡boom!, ¡el autito estaba desarmado!. Ahí pude ver que tenía adentro, que no era más que unos aburridos cables que se conectaban a una cajita donde estaban las pilas, un pedacito de plástico (que hoy sé que es un circuito electrónico) con otro alambre, y una luz que prendía y apagaba, y que funcionaba cuando corría una palanquita que decía ON para un lado y OFF para el otro, la que estaba al lado del pegotín que decía “Made in China” ¿viste?; y así después de eso, todo pomposo puse la tapita y puse los tornillos, girando para el lado contrario “gracias dibujitos”, ¡y no se rompió!, ¡tremendo logro!, ¡me sentí como si tuviera superpoderes!, ¡ya me veía siendo astronautas y trabajando con Robots!.

Así pasó el tiempo, igual rompí alguna que otra cosa, algún corto circuito como una vez que se cortó el cable de la lámpara y uní todos juntos en un solo atado, y cuando lo enchufe al 120v ¡explotó todo!, pero al menos logré que mi padre me explicara por que habían 2 cables entre el enchufe y la lámpara y por que no podían unirse en un solo; además de cómo funcionaba la corriente alterna.

Saltando un poco más en el futuro, a los 8 años llegó la Atari 2600. Vicio era poco. Pero hubo un problema, mientras los otros avanzaban en el space invaders o el demon attack que era el que más me gustaba, y que por cierto, fueron los primeros cartuchos que tuve; en vez aprender a jugar, yo me perdía pensando cómo sería que funcionaba aquello. ¿Como podía ser que se moviera ese conjunto de cuadraditos en la pantalla cuando yo movía el “joystick”? ¿Como se dibujaba eso? Aún más curioso: ¿Como puede ser que esos otros cuadrados “disparen” siguiendo la serie de cuadraditos que yo estoy moviendo? ¿Tiene inteligencia propia?, claro, de igual forma llegó un momento que me volví un pro con esos juegos, pero cuando todos mis amigos y familiares ya se habían aburrido de jugarlos, o sea, por lo menos un año después. Pero así comenzaron las preguntas, y más preguntas. Como a los 9 o 10 tuve la oportunidad de conocer la Atari 800XE en un centro de educación informática en Puerto Cabello; lo visitaba de curioso, y a esa edad no daban cursos, pero con el tiempo vieron que me gustaba mucho, así que me dejaban ‘observar’ más de cerca, jugar algún juego, que eran muy similares a los que tenía en mi Atari 2600, incluso el space invaders estaba ahí, y así puede también aprender cosas básicas, como cargar un juego con LOAD, preguntar cosas con INPUT, y escribir mi nombre en pantalla con PRINT, y otras cosas básicas, del Atari BASIC. Y mi gusto por la tecnología no paraba de crecer.

En 1990, ya aquí en Uruguay y con 13 años de edad, tuve por primera vez mi propia computadora, la cual fué una poderosa ZX Spectrum con la asombrosa cantidad de 64KB de memoria RAM y una super revolucionara CPU de 8 bits y 4MHZ. Lógicamente había máquinas mucho más potentes, como la Commodore Amiga 500 y algunas IBM PC 286 que conocí después, pero como para comenzar a aprender algo y jugar, me daba, además de que no me la compraron, si no que la cambié a un amigo por un reproductor/grabador que le encantaba, por que que se la habían regalado y no le gustaban las computadoras, entonces ni la usaba. Me la dió con un grabador de voz de cinta que usaba para cargar y guardar los programas, algunos programas y juegos, además de algunos manuales de BASIC “en portugués”, y algunas revistas. Fue un buen negocio creo. Así mientras estudiaba el ciclo básico, hacía alguna changa en la carpintería de mi viejo (para hacer algún peso viste), también comencé a profundizar más en el mundo de las computadoras, internándome en las noches a incursionar y a alimentar mi curiosidad, aprender a hacer programas en BASIC, y ni hablar, la desarmé una vez y pude ver el famoso Z80, el resto de los circuitos integrados; recuerdo que se me desconectó la cinta del teclado y tuve que ver cómo iba para conectarla nuevamente, pero no,  ¡no se rompió!, ¡seguía funcionando!. Y así viendo todo esto, con ayuda de revistas como MicroHobby que era una de mis favoritas, al igual que libros; eso sí, ¡todos prestados!, fui aprendiendo los nombres de esos chips, el CPU, lo que era la RAM, los puertos de entrada y salida, los buses, las interrupciones, el código de máquina como se le decía,  etcétera; logrando un panorama bastante amplio en cuanto el hardware y software de las computadoras del momento.

Así fue que un día, con 15 años de edad, si 15 años; en un año y medio de estar comiéndome todos los libros habidos y por haber, conseguí un trabajo armando computadoras en un comercio que abrió a la vuelta de mi casa llamado CompuFast (quizás alguien de Florida lo recuerde). Ahí pude aplicar muchos conocimientos que tenía solo por teoría, al igual que aprender un montón.

Ya trabajando era otra cosa. Logré tener mi primer PC, una 386, creo que era SX, pero recuerdo que aún no tenía coprocesador matemático; y la armé de a pedazos, fuí comprando las partes, primero placa madre con el CPU, después la RAM un par de SIMM de 1MB, después un case, después conseguí una tarjeta gráfica ISA Trident de 512KB de video RAM, y por último una disquetera de 5″14. Me faltaba solo el monitor, que al tiempo terminé comprando un monocromático a un amigo, y en 3 cuotas. Así fue que conseguí conseguí en mi trabajo y pude instalar el MS DOS  v5.0 por primera vez.

Trabajé como por un año y medio mas o menos, en la compañía anterior y después y haciendo alguna changa en la carpintería, y pude mejorar mi compu un poco más en ese tiempo. Con películas como el Hombre del Jardin (The Lawnmower Man), y del estilo, empecé a interesarme por las animaciones y el 3D. Ya teniendo mejor máquina, disco duro y mas RAM (4MB), ah y un módem de 14,400bps; pude “conseguir” el 3D Studio R3 para DOS. Y como podrán imaginar, me gastaba platales de teléfono entrando a BBS y demás; ¡demoraban varios días en bajar cada diskette de 1.44MB, y eran como 5! Pero en fin, compré un libro de 3D Studio, y pude aprender algo del tema de animaciones y 3D. Hice algunas animaciones en el famoso formato FLIC, a 320×200 píxeles de resolución (que en mi 486DX de ese momento, 10 segundos tomaba una semana para renderear), algunas las hice para la televisión local de ese momento FTC (Florida Televisora Color), ¿quizás todavía las tengan?, hice una presentación para el informativo que era un tipo con una cámara en el hombro, y que a su vez estaba parado sobre el logo FTC, y al retirarse la cámara terminaba la animación con el logo en el medio de la pantalla, y algunas otras más. Debido a eso fue que me contrataron, y trabajé un año editando video con las consolas análogas (las cuales tuve que aprender a manejar), controlando las cámaras (aquellas Panasonic M3000 que eran muy comunes por acá en los 90), en algunos programas que salían en vivo. Y en fín, así pasé por el mundo del 3D que era algo que me gustaba (y me gusta), pero que como todo, habían cosas que me agradaban mucho más, como es la programación, así que seguí mi camino.

Al salir de FTC, hice varias cosas, siempre relacionadas con la tecnología y la informática. Incluso tuve mi propio local (en sociedad), donde reparé y vendí equipos informáticos, armé redes, etc; al tiempo que di cursos de sistemas operativos Windows, Linux, además de reparación y armado de computadores en la Escuela de Informática “EI”, más tarde llamado Universitario Autónomo del Sur. Pero más allá de que hice muchos amigos, tuve la experiencia de ser profesor, creo que fue la parte mas aburrida de mi vida; quizás porque no era lo que más me gustaba.

Un tiempo después me contrataron en una empresa local donde hice animaciones nuevamente, y como me gusta jugar con mi voz, a parte de animaciones también hice algunas locuciones; Quasar Shop, un bazar local con sucursales en Montevideo y otros departamentos (en ese momento, no estoy seguro ahora).

Traté de seguir en lo que más me gustaba, la programación; y “entre pitos y flautas” aprendí a programar en Pascal, C, Visual Basic, Delphi, incluso Assembler (bueno de 8 bits y algo de 16, pero igual); y este último me llevó  a trabajar un tiempo en electrónica digital, cuando un amigo ingeniero en electrónica, como yo poseía conocimiento de programación me preguntó si no me animaba a “ojear” un poco el tema de los Microcontroladores, y me mostró los automatismos que hacían en ese momento. Así fue que después de aprender algo del tema, trabajé un tiempo reparando cercas eléctricas en RFA, todavía en Florida, e hicimos algunos proyectos con Microcontroladores PIC (de Microchip), como reprogramar el reloj del estadio 10 de Julio aquí en Florida, que en ese tiempo era una caja grande como de 30K de puros transistores, y que solo podía contar hacia un solo sentido o resetear, y la redujimos a solo una plaquita de 10×10, le agregamos funciones para adelantar, retroceder, acelerar progresivamente, etc; el hacía la parte de potencia, y yo la programación y puesta en marcha del microcontrolador. Hicimos una balanza electrónica, pero como no le pudimos agarrar bien la mano a las únicas galgas (sensores de peso) que pudimos conseguir en el momento, eran resistivas y por lo tanto variaba con la temperatura, y se nos complicó estabilizar bien eso y en fin, quedó en la nada el proyecto. Por último redujimos unas cercas eléctricas a un circuito super simple, donde el PIC hacía todo, enviaba los pulsos (pwm) que luego de amplificarlos cargaban el capacitor, el mismo chip disparaba el capacitor y activaba el ADC (conversor de analogo a digital) donde leía el retorno de voltaje midiendo los rangos reducidos de 0v a 5v, y dependiendo de una serie de reglas, como humedad y demás, encendía unos leds para informar de los distintos casos, o terminaba disparando una alarma en el caso de estar cortado. Todavía deben de haber alguno por ahí.

Pude aprender a programar los microcontroladores, hacer varios proyectos, conocer más sobre electrónica análoga y digital, sensores, e incluso algunas cosas locas como un desensamblador para micros pic (y en visual basic 6); lamentablemente el tema de los automatismos no estaba muy vigente por acá, había poco trabajo, y aunque tenía la programación que era como el cable a tierra para mi en el rubro, tampoco era algo que me apasionara, lo cual me llevó a tener que seguir en mi búsqueda.

Por allá por el 2002 entre las cosas que se me había dado por hacer, me surgió curiosidad por el tema de los compiladores. Así que, me puse a estudiar todo el tema de los Compilers Compilers, la notación BNF (Backus Naur Form), EBNF, etc.
Hice algunos parsers y scanners en FPC (Free Pascal), y en C/C++, pero como conocí un compiler compiler llamado “cocor”, con sintaxis EBNF, y el que encontré estaba en Pascal, decidí usar FPC para jugar con esto, y en 2003 terminé lanzando un compilador de BASIC orientado a objetos a FPC que llamé BTP (Basic To Pascal), bah, más que un compilador era un traductor de este pseudo BASIC al Object Pascal de FPC. Pero en fin, lo terminé abandonando al tiempo ya que estaba exigiendo mucho tiempo y necesitaba trabajar. En ese momento estaba dando clases de informática también, y participando de algún foro que otro, conocí a una persona que al enterarse que no tenía algo fijo me ofreció trabajar con el, y con la condición que hiciera una versión del BTP renombrado a BLOC, lo cual acepté, total…

Así fue mi primer experiencia con trabajo para el exterior. La empresa en Cuestión se llamaba arachnoWare Inc. Con ellos hice algunos componentes OCX para Windows en Delphi, alguna librería DLL en C, y el laburamos un poco mas el BLOC. Pero la economía en el Uruguay empeoró un poco por esa época y la paga ya no me servía, pero además ellos también tuvieron unos de mudanzas y demás, lo cual llevó al atraso del pago, que me llevó a tener que solucionar por otro lado, que terminó en que no trabajé mas para la compañía.

Pensé en irme del país, pero justo en ese tiempo un amigo me comentó que estaba haciendo outsourcing, y quería conocer más como hice con la compañía anterior y me ofreció si me interesaba hacer algo con él, lo cual acepté. Esa fue mi segunda experiencia trabajando para el exterior. Ahí estuve a cargo los equipos informáticos y tecnología en general, a cargo de un par de empresas proveyendo soporte en programación y demás, hasta de de las llamadas del exterior porque era uno de los que manejaba mejor el inglés. Trabajé con unos 6 meses, y debido a que vino mi hijo por el 2004, y que en realidad me estaba sobregirado con tanta responsabilidad, y algunas diferencias, dejé la empresa, y comencé a hacer algún trabajo para un amigo que estaba en Pensilvania, USA. Pero casi enseguida, fui contactado por el CEO de una de las empresas que trabajé en este lugar, comentandome que se había enterado que no trabajaba más y que no encontraba alguien que supiera lo que yo sabía (obviamente exageró), pero me preguntaba si quería hacer algún trabajo cuando quisiera. Lógicamente le dije que no quería quedar mal con esta persona, pero al asegurarme que probaron con dos personas mas y no se sintieron satisfechos, y que ahí decidió contactarme, le dije “ok, let’s try”. A continuación arreglamos un precio fijo por 8 horas por día de lunes a viernes, y lógicamente, este superior a lo que había ganado anteriormente, así que comencé a trabajar con Berlin Productions Inc. En New York, United States. Y ahí he venido haciendo portales en PHP, CSS, Javascript y HTML lógicamente, pero además otro lenguajes como WebDNA, ActionScript, Cold Fusion, ASP.NET (Visual Basic y C#), etc; trabajado para compañías como Intel, Windham, Unilever, The Blue Book Building & Construction Network, y otras. Lo mejor es que después de 14 años, todavía seguimos al firme.

Hoy en día, como siempre, sigo enganchado con todo esto, hace unos meses terminé un curso (en Udemy nomás) sobre Unreal Engine, y comencé a desarrollar un juego, ¡pero que trabajo que da para uno solo!, la música la hice yo, el “macaco rojo también” usando Sculptris, el código (vía blueprints) también, se puede jugar con un casco de VR (el Vive al menos funciona), y en fin, falta muchísimo, lo comencé como concepto, y veremos en que termina en el futuro, pero por ahora estoy con otras cosas en el trabajo, las cuales me llevaron a estudiar cosas muy interesantes también, como es Go, Machine Learning, y Data Science, y es de ahí que por medio de un amigo que sabía que me estoy y me interesan estas cosas, me enteré de un evento en el departamento de Durazno que casualmente habían unos speakers que hablarían sobre Data Science, de Go, y muchas otras cosas interesantes. Así que asistí, y aparte de haber estado muy bueno, pude contactarme con excelentes personas en el rubro que me interesa, las cuales dieron de su tiempo y conocimiento, sus opiniones, algunos secretitos, y que además fueron tan amables de animarme a seguir adelante con todo esto. Lo más interesante es que de ahí que surge mi blog, gracias a sus consejos.

Y así termino mi primer post.  ¡Gracias @g3rv4 por el consejo del blog, @d4tagirl por intercambiar compartir tus conocimientos en Data Science, y tantos tuits sobre el tema, @seppo0011 por la intro a Go; gracias a todos los que hablaron ese día que siempre se rescata algo, y ni hablar, a los organizadores de ese grán DuraznoConf !

Muy importante:

¡Nos estamos leyendo!

Robert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *